Validez probatoria de los datos catastrales. Tribunal Económico-Administrativo Central en su resolución 508/2018, de 26 de enero de 2022.

14 Mar, 2022

El Catastro de inmuebles se creó con la finalidad de proporcionar recursos a las Haciendas Locales estableciendo un gravamen de la propiedad territorial.  Teniendo en consideración que al Fisco le resultaba indiferente que el gravamen de los inmuebles fuera satisfecho por uno u otro contribuyente,  era frecuente que la cartografía catastral se fijara o modificara en base a declaraciones unilaterales de los interesados.

 

Por lo tanto,  el artículo 1 del Real Decreto Legislativo 1/2004, de 5 de marzo , por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Catastro Inmobiliario, introduce una presunción de certeza respecto a las características físicas, superficie, uso o destino, representación gráfica de los inmuebles rústicos y urbanos, pero no puede por sí mismo constituir un justificante de tal dominio.

 

A esta misma conclusión llega el Tribunal Económico-Administrativo Central en su resolución 508/2018, de 26 de enero de 2022.

 

En ella se estiman las pretensiones de la reclamante a la que se le denegó la posibilidad de contradecir los datos catastrales a través de la aportación de un informe pericial de contraste que figuraban en el correspondiente registro de la Dirección General del Catastro sobre un inmueble destinado a uso industrial que sufrió obras de mejora y ampliación modificando su valor.

 

De acuerdo con la resolución:

 

  • Los datos catastrales son una fuente prioritaria de información en tanto se les atribuye una presunción de veracidad.

 

  • Se trata de una presunción es iuris tantum, que puede contradecirse a través de cualquier medio válido en derecho.

 

  • Las tasaciones periciales que aporta el contribuyente han de valorarse y tenerse en cuenta como una prueba más.

Última edición: Mar, 2022