#ELCONSULTORIO La curiosa permuta del reloj y del coche

30 Sep, 2021

¿Podría Mikel demandar a su hermano solicitando la nulidad del contrato?
Bienvenido a #ELCONSULTORIO, una de nuestra secciones más especiales dedicada exclusivamente a publicaciones que se plantean o pudieran plantear en la práctica jurídica y para las cuales ofrecemos respuesta. Si deseas disfrutar de todas las publicaciones de #ELCONSULTORIO, solo debes pinchas aquí.

 

I.- Andres y Mikel son hermanos, y convienen realizar un contrato de permuta (intercambio de bienes) en virtud del cual:

 

  • Andrés entrega a Mikel, un reloj de lujo, cuyo valor de mercado es de 300.000 €.

 

  • Mikel entrega a Andrés un vehículo de lujo,  valorado también en 300.000 €.

 

II.- En el contrato que formalizan los hermanos, especifican detalladamente la fecha de adquisición, el precio que pagaron en su día por los bienes, y demás características de los mismos.

 

III.- Cuando las partes llegan a sus respectivas viviendas, ocurre lo siguiente:

 

  • Mikel se percata de que Andres le ha mentido sobre las cualidades y características del reloj. Se trata de una réplica  valorada en 250 €.

 

  • Andres se percata de que Mikel le ha mentido sobre las cualidades y características del vehículo que le había entregado. Se trataba de un Toyota al cual se había instalado un kit de carrocería de gran calidad que imitaba a la perfección la estética del coche de lujo descrito.  El valor del vehículo era de 9.000 €.

 

IV.-  Mikel acude a su abogado de confianza, y le expone que quiere anular el contrato de permuta y solicitar la devolución reciproca de los bienes entregados.  A fin de cuentas, reconoce que las dos partes se han mentido mutuamente, pero él ha salido perdiendo la diferencia entre el valor del vehículo que  entregó, y el reloj que recibió a cambio. 

 

¿Podría Mikel demandar a su hermano solicitando la nulidad del contrato? 

 

         Nos encontramos  ante un supuesto en el que las dos partes emplean un dolo grave al formalizar un contrato de permuta.  

 

         Es un dolo grave porque las palabras y engaños empleados por los hermanos, son los que les han inducido a realizar el contrato de permuta, y en el caso de que ambas partes hubieran actuado de buena fe, el contrato no se hubiera producido, o al menos, no se hubiera producido en los mismos términos.

 

        En este caso,  la pretensión de DAVID consistente en la declaración de  NULIDAD DEL CONTRATO de permuta que formalizó con su hermano debería ser desestimada por aplicación de lo dispuesto en el artículo 1270 del CC.

 

        Art. 1270 CC:

   Para que el dolo produzca la nulidad de los contratos, deberá ser grave y no haber sido empleado por las dos partes contratantes

Última edición: Oct, 2021