Elementos básicos del delito de detención ilegal

09 Ene, 2022

Un respaso por los elementos básicos del delito de detención ilegal, donde reparamos en la figura del menor como sujeto pasivo.

El tipo básico que regula la detención ilegal en nuestro ordenamiento penal se encuentra regulado en el artículo 163.1 del Código Penal, que establece que "el particular que encerrare o detuviere a otro, privándole de su libertad, será castigado con la pena de prisión de cuatro a seis años".

 

En el tipo delictivo descrito, el sujeto activo será la persona que dolosamente limita la deambulación de otro, resultando ser el el sujeto pasivo el que, contra su voluntad, anímicamente se ve constreñido, y/o también físicamente impedido.

Esto es, el sujeto activo solo lo podrá ser un particular: si se trata de una autoridad o funcionario público, el precepto aplicable lo será en su modalidad agravada.

Respecto del sujeto pasivo, es muy habitual en la práctica la problemática de tratarse éste de un menor. La Jurisprudencia viene recogiendo, en este sentido (Sentencia del Tribunal Supremo de 7 de juni de 2.009, que puede serlo tanto un mayor de edad como un menor de edad, agravándose la pena en este ultimo supuesto. La circunstancia de que el menor, en el caso que correspondiere, no pueda valerse por si mismo y exteriorizar su voluntad contraria a ser privado de libertad, no conlleva por si mismo que no sea titular del derecho a la libertad individual, aun cuando necesite de un tercero para hacerla efectiva.

En tales casos, en que estamos ante la detencion ilegal de un menor, la misma se producirá desde que se extrae del ámbito de influencia de quien hace efectivo su derecho a la libertad deambulatoria; lo que normalmente recaerá en sus propios padres (resulta muy relevante a estos efectos lo recogido por la Sentencia del Tribunal Supremo de 10 de octubre de 2.010).

 

Para finalizar, resulta pieza angular, aunque resulte quizás una obviedad, el tiempo. Tal factor, como viene dibujando la Jurisprudencia (donde cabe destacar la Sentencia del Tribunal Supremo de 30 de enero de 2.018), resulta determinante de esa privación de libertad. Ahora bien, es evidente que la consumación se origina desde que la detención se produce.

Última edición: Ene, 2022